Seguridad en la vuelta al colegio con badenes

Seguridad en la vuelta al colegio con badenes

Es la temporada de vuelta al cole para muchos de nosotros y una época de mucho trabajo para todos. Incluso las personas que no experimentan la prisa de la vuelta al cole verán sus efectos en las carreteras ya que las horas punta se vuelven aún más concurridas. Entre todo el caos, la seguridad puede no ser lo primero en lo que piensa la gente, pero es más importante que nunca hacer de la seguridad, especialmente fuera de las escuelas, una prioridad.

Las horas punta, las carreteras congestionadas y los conductores frustrados pueden aumentar los peligros en los alrededores de los colegios en un momento en que es aún más importante hacerlos más seguros para los niños y otros peatones. Afortunadamente, los badenes pueden ser al menos una posible solución a este problema.

Por qué instalar badenes en los colegios

El objetivo final de los badenes road speed bumps es ralentizar los coches y el tráfico para conseguir unas carreteras más seguras. Esto tiene algunas ventajas obvias, especialmente para los colegios, pero veamos exactamente lo que podría conseguirse instalando badenes en el exterior de su colegio.

Evitar accidentes y colisiones

Los badenes pueden reducir la velocidad de los coches hasta 8 km/h al pasar por encima de ellos y hasta unos 20 ó 30 km/h entre los badenes, dependiendo de la distancia entre ellos. Esta reducción de la velocidad da a los conductores más tiempo para reaccionar ante los peligros, ya sean ciclistas y peatones o incluso otros vehículos. Una velocidad más lenta significa que los conductores tienen más tiempo para detectar los peligros cuando se producen y reaccionar en consecuencia para evitar cualquier accidente o colisión.

Reducir el riesgo y los daños

Por supuesto, incluso a bajas velocidades, existe la posibilidad de que se produzcan accidentes, pero los badenes también pueden ayudar en estos casos. Las velocidades reducidas también implican una menor distancia de frenado y, en última instancia, una reducción de la transferencia de energía en caso de impacto. En el desafortunado caso de que un vehículo sufra un accidente con un peatón u otro vehículo, la menor velocidad impuesta por los badenes reducirá en gran medida el riesgo y los daños para cualquier persona y vehículo implicados.

Advierte a los conductores para que conduzcan con cuidado

Con sus colores negro y amarillo y sus brillantes ojos de gato, los badenes son una advertencia muy visual para que los conductores conduzcan con cuidado. Para los que no utilizan el colegio directamente, los badenes pueden ayudar a que sepan que no sólo deben reducir la velocidad, sino estar más atentos a los peligros y tener cuidado con su conducción en general.

Ayuda a aliviar el tráfico

Los atascos pueden ser un verdadero problema en los alrededores de las zonas escolares y son una frustración constante para los conductores, pero los badenes pueden ayudar a facilitar el tráfico en estas carreteras tan transitadas de un par de maneras. En primer lugar, garantizan que los coches se muevan a una velocidad constante, de modo que mientras los coches frenan por los badenes hay menos paradas y arranques con conductores veloces que frenan de repente por otros que tienen que dejar y recoger o viceversa.

Además, los badenes son un verdadero elemento disuasorio para muchos conductores a los que no les gusta controlar su velocidad. Esto significa que la colocación de badenes en el exterior de su centro escolar probablemente hará que los conductores que no necesiten utilizar el propio centro busquen rutas alternativas y, por tanto, alivien el tráfico general de la zona.

El badén perfecto para un colegio

Si ya ha estudiado los badenes o se ha planteado la solución en su zona en algún momento, probablemente sabrá que a menudo se encuentran con mucha oposición. La mayoría de los problemas que se plantean sobre los badenes se deben simplemente a que los conductores no quieren controlar su velocidad, pero hay algunos inconvenientes válidos para los badenes, especialmente en el contexto de los badenes fuera de las escuelas.

El principal es que estas carreteras sólo son especialmente peligrosas o están congestionadas durante las horas de dejar y recoger a los niños, por lo que la instalación de badenes podría molestar y ralentizar innecesariamente a los vehículos durante el día o las vacaciones. En el caso de las carreteras que no tienen ángulos muertos, que sufren la presencia de conductores veloces o que son especialmente peligrosas, los badenes pueden causar más daño que beneficio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*