Hacer ejercicio en casa se ha vuelto más y más popular en los últimos años. Con funciones como el entrenamiento en suspensión, cada vez más comunes, no es de extrañar que muchas personas opten por ejercitarse en la comodidad de su propia casa. Esta es una idea brillante para aquellos que prefieren no ir al gimnasio o que no pueden permitirse una suscripción al mismo. Estos son algunos consejos eficaces sobre el almacenamiento de los gimnasios en casa

Los aparatos de gimnasia son uno de los mejores artículos que puedes tener en casa si eres un entusiasta del fitness. Pero sabemos que cualquier equipo de gimnasio no es barato. Hay que cuidarlos bien para que tu inversión no se vaya al garete antes de que te sirva como debería.

Una de las formas de cuidar tu equipo es dándoles un almacenamiento adecuado. No querrá almacenar su costoso equipo sólo para volver y encontrarlo dañado por el moho y el polvo después de algún tiempo.

Aunque los aparatos de gimnasia pueden parecer rígidos y enormes, no consumen demasiado espacio. Un rincón en tu sótano o un garaje puede ser perfecto para tu equipo. Siempre que sepas organizarlo todo y aprovechar el espacio, todo puede salir a la perfección. También tienes que hacer todo lo necesario para mantener el equipo a salvo de las plagas, el polvo y la humedad.

Hay varias formas de conservar los equipos de gimnasio y conseguir que sigan pareciendo nuevos incluso después de tantos años de almacenamiento. Aquí tienes siete consejos de gym Mats para guardar tu equipo de gimnasio en tu casa.

1. Piense primero en su seguridad

Aunque los equipos de gimnasio hacen un trabajo increíble para mantenerte en forma y saludable, pueden ser peligrosos si no sabes cómo manejarlos. Lo primero en lo que debe pensar antes de iniciar sus planes de almacenamiento es en cómo manejarlos de forma segura. Encuentre una forma perfecta de moverlos sin causar lesiones a usted o a las personas que le rodean.

Evite levantar piezas de equipo de gimnasio que sean demasiado pesadas, ya que podría causar fuertes dolores de espalda.
Si vas a levantar pesas, ten cuidado con las lesiones de espalda porque son muy pesadas. A menos que sea necesario, evita inclinarte hacia delante o levantar pesas demasiado pesadas por ti mismo. Ponte en cuclillas y levanta el equipo cerca de tu cuerpo para evitar lesiones. Si tienes a alguien que te ayude, levantad juntos y de pie al mismo tiempo para no cargar demasiado peso en una sola persona. Asegúrate de que no se caigan en las zonas de almacenamiento, ya que pueden golpear a cualquiera que pase cerca.

2. Limpie y lubrique antes de guardarlos

Cuando están en uso, varios tipos de equipos de gimnasio están expuestos al sudor, al polvo y a todo tipo de gérmenes. No querrá almacenar sus artículos con todos estos gérmenes y la humedad porque así los expondrá a daños de inmediato. Tienes que limpiar todo correctamente antes de guardarlos.

Para evitar guardar los artículos con humedad y gérmenes, desinfecta y lubrica siempre los aparatos de gimnasia antes de guardarlos.
Limpia todo el sudor y el polvo de las superficies visibles y desinféctalas. En el caso de los equipos con asas, preste más atención a ellas. Asegúrate de que se secan bien y engrasa los que necesitan algo de lubricación, como las bicicletas estáticas y la cinta de correr. Asegurarse de que están limpios y secos antes de guardarlos los mantiene en mejores condiciones durante todo el periodo de almacenamiento.

3. Desmonte las piezas

Si tiene un equipo de ejercicio grande, debe desmontar todas las piezas desmontables antes de guardarlo. Antes de comenzar este proceso, asegúrese de tener a mano el manual del equipo específico. Tenga cuidado con todas las piezas que vaya a montar, ya que puede lesionarse o dañar el equipo en el proceso.

Desmontar el equipo le ayuda a transportar y almacenar las piezas individuales con facilidad. Desmontar también significa ahorrar en el espacio de almacenamiento, ya que no tendrás que lidiar con equipos rígidos en un espacio reducido. No es necesario desmontarlo todo. Además, recuerde que algunas piezas pueden ser bastante fáciles de desmontar mientras que otras pueden necesitar ayuda profesional.

Si tiene equipos de gimnasio plegables, asegúrese de comprimirlos para que quepan en espacios pequeños. Para que te resulte más fácil montar las cosas una vez finalizado el periodo de almacenamiento, debes marcar cuidadosamente las piezas desmontadas. Lleva contigo todas las instrucciones para que puedas volver a montarlas fácilmente cuando estén fuera del almacén. Si hay algo que no vuelve a su estado original, no lo desmontes.

4. Encuentre una buena ubicación

Almacenar tu equipo en cualquier sitio será como tirarlo a la basura. También tienes que pensar en la seguridad de tus objetos preciosos en los espacios de almacenamiento. Guárdelos donde estén protegidos de las inclemencias del tiempo, los robos y los daños. Tómese su tiempo para investigar los mejores espacios y condiciones de almacenamiento para su equipo de gimnasio.

Para proteger su equipo de fitness de los daños, seleccione cuidadosamente un lugar limpio con condiciones climáticas adecuadas.
Aunque mucha gente sólo piensa en el garaje y en el sótano para el almacenamiento, no siempre son perfectos. Estos lugares están expuestos al polvo y son susceptibles de sufrir fluctuaciones de temperatura debido a su ubicación en la casa.