Antes de atarte a tu próxima carrera, utiliza esta guía para ayudarte a encontrar las zapatillas running adecuadas para ti.
No importa si te estás preparando para correr una gran carrera o si estás trabajando para ponerte en forma, saber qué buscar en unas zapatillas de correr es clave. Hay varios factores que intervienen en la elección de un par que se ajuste a tus necesidades. Sin embargo, una vez que encuentres el par adecuado, puede que te encuentres corriendo con una marcha diferente.

TIPOS DE ZAPATILLAS PARA CORRER

Existen tres estilos distintos de zapatillas para correr: neutras, de estabilidad y de control del movimiento. Cada tipo de zapatilla ofrece diferentes cualidades para varios estilos de carrera.

Zapatillas de running neutras

Este tipo de zapatillas para correr complementa a los corredores neutros con arcos medios. Las zapatillas de running neutras también pueden beneficiar a los corredores con arcos altos que presentan supinación, también conocida como subpronación. Las zapatillas de running neutras ofrecen una amortiguación en la entresuela y un soporte diseñado para una mayor absorción de los impactos.

Zapatillas de estabilidad

Las zapatillas de estabilidad son para corredores que experimentan una sobrepronación de leve a moderada con arcos bajos o planos. Presentan un soporte medial adecuado y una amortiguación en la entresuela. Estas zapatillas pueden ayudar a distribuir el impacto de la carrera para minimizar la sobrepronación.

Zapatillas para correr con control de movimiento

Estas zapatillas pueden ser una gran elección para los corredores que presentan una sobrepronación de moderada a grave. Las zapatillas de control de movimiento tienen un soporte extra incorporado y suelas más planas. Esta combinación puede ayudar a combatir la pronación excesiva para ayudar a estabilizar el pie.

Hay varias maneras de saber qué zapatilla de correr puede ser la más adecuada para ti. Esto incluye los arcos de tus pies, tu tipo de marcha y la pisada de tus zapatillas.

TIPOS DE MARCHA

La forma de correr es la manera en que tus pies golpean y abandonan el suelo mientras corres o caminas. La marcha ayuda a determinar qué parte de tu pie toca el suelo cuando te mueves. Esto influirá en la zapatilla de correr que compres.

Existen tres tipos de marcha distintos:

Marcha neutral

En este tipo de marcha, la parte exterior del talón golpea primero el suelo y el pie rueda ligeramente hacia dentro para absorber el impacto. El pie puede estar en pronación, pero no en exceso. El pie se desplaza uniformemente al final de la marcha. Los corredores con una marcha neutra deberían considerar unas zapatillas neutras.

Tamaño de la marcha con sobrepronación

La parte exterior del talón golpea el suelo y rueda excesivamente hacia dentro. Esto dificulta la capacidad del pie y del tobillo para estabilizar el cuerpo y absorber el impacto. Los corredores que presentan sobrepronación deben utilizar zapatillas de estabilidad o de control de movimiento.

Tamaño de la marcha en supinación

La parte exterior del talón golpea primero el suelo pero no rueda hacia dentro durante el ciclo de la marcha. El talón permanece girado hacia fuera. Esto hace que el impacto se concentre en una pequeña porción en la parte exterior de su pie, disminuyendo la absorción del impacto. Este tipo de marcha puede beneficiarse de un zapato neutro con mucha amortiguación.